Ir al Inicio
Bienvenido al Blog de un tío un tanto idiota. Aquí encontrarás relatos y digresiones, pero nunca nada ni remotamente últil. También hago cómic.

20130319

Un evangelizador de Ballenas. [Relato]

Al acabar el erasmus me fui a Edimburgo a vivir con mi novia. Nos queríamos mucho, así que lo dejamos .Gaitas, kilts, gaitas, sidra y los huevos. Escapando, pero despacio y sin quererlo. Una calmada ausencia de premeditación y 9 días y dos horas más tarde y estaba en Barcelona. Barcelona tórrida y nocturna; la estación de Nord y sus habitantes, una panda de perdedores  condenados a pernoctar en la estación. Entre los que me incluyo, claro. Considerando que mi historia era la más triste y puta de todas, las primeras horas me limité a sufrir por el calor, pasear e intentar convencer a la dependienta del puesto de perritos calientes de que aceptase un billete de cinco libras para pagar un bocadillo de dos euros. Pasando la noche y viendo que  mi novia (ex-novia) no iba a aparecer montada en un my little pony blanco a salvarme y que tampoco iba a conseguir comer nada, fui a sentarme. Divagué a lo tonto sobre la cercanía de la realidad a la ficción y sobre la ausencia de una estructura narrativa en la vida. Las historias, en realidad comienzan, si lo hacen, despacio, como un pincel con mucha suavidad de Photoshop, y se acaban de repente, sin haber tenido tiempo para un nudo y un desenlace. Otras veces se planteaba un nudo que nunca se iba a desenlazar. Y a veces no son más que un planteamiento que nunca se llega a a anud...

-¡Oye, déjame tu DNI! Que tengo que mirar a ver si he cobrado y no me fío d e tí para la maleta
-¿Qué?
Un chungales, con aspecto de haber tenido ese aspecto durante los últimos doce años. Una voz rasgada genérica y una cara a la que la vida había dejado desprovista de rasgos individuales.
- Que me dejes el DNI, que voy a dejar la maleta a tu cargo, y así me aseguro de que cuando vuelva vas a estar.-Estoy segurísimo de que no lo dijo con esas palabras, pero esto es autoficción, y lo recuerdo como quiero- que tengo que ir a mirar al banco a ver si me han ingresado el dinero, que hoy cobro.

Por "hoy" he de matizar que se refería a un domingo a las 10 de la noche.O a las 12.

-No. A ver -dije-. A mí me da igual que la dejes o no. Si la dejas aquí te la vigilo, pero mi DNI no te lo voy a dar. Si no te fías te la llevas, que me da igual.

Dijo algo en un idioma que aún no entiendo porque no he estado en la cárcel (aún). Se fue a importunar a una señora muy mayor. Estaba algo sorda, así que el que la defendió era un señor que no estaba gordito, pero parecía que estaba dibujado entero con círculos. Era muy gracioso de ver.

-Mira, la dejo ahí, pero como no esté al volver, te busco y te mato.

Me acerqué mucho la maleta, y me puse a leer. Otro chico se acercó a pedirme dinero para tabaco. Me reí un poco y le enseñé mi billete de cinco libras. Torció el gesto y se marchó.

El tío volvió. No había cobrado, lo cual le sentó muy mal. Cogió su maleta, con muy mal genio y se la llevó fuera. Por entre la puerta le ví abrirla y revisarla entera. Ropa más o menos limpia y un montón de cables. Igual había algo más interesante dentro, pero no lo llegué a ver. Volvió donde mí y me pidió dinero. A este no le hice el chiste de las libras. "No tengo".

-¡MACAGÜENDIOSH!

Y varias patadas a la máquina de tabaco. E importunar a la señora y al señor dibujado con círculos. Y a todo esto, yo estoy preocupándome porque las frases que estoy escribiendo no me queden demasiado largas.  Llevo todo el relato escribiendo como encorsetado. Muy agobiado por la tontería. He revisado ya el principio dos o tres veces. Pero bueno, yo AHORA estoy en la comodidad de mi hogar, escribiendo y con un trancazo. El yo de aquel agosto, el de Barcelona, ese es el que os interesa. Aquel Mario estaba mirando la portada de su libro en Inglés (ya se lo había acabado) y deseando que el chungales no me importunase a mí. Pese a mis deseos, el señorito lo hacía. En una de sus muchas salidas a "ver si le habían ingresado el dinero en el Banco", el señor dibujado con círculos se me acercó.

-¿Oye, vas a Burgos?

Quería ir al Baño y no quería dejar a la señora sola. Por si venía otra vez el loco de la pradera ese. Así que me senté con ella. Una señora majísima, la verdad. Chapada a la antigua, obviamente, porque, noventa años son noventa años. Pero majísima, oye.
Cuando volvió el Señor Circulitos del baños, acabé descubriendo que les contaba lo que me había pasado en Escocia. Con bastante lujo de detalles. No me refiero a detalles escabrosos, sino a cosas que no contarías a tu abuela. Como si fuesen unos amigos que acabas de conocer en plena borrachera, sólo que sin estar borracho.
-¿Y no habíais pensado en casaros?
Me reí un poco.
-¿Casarnos?¡No! Yo, si me caso con alguien, será cuando tenga sesenta años. O más, no sé.
-Qué tonterías dices.
Circulitos sonreía al fondo, melancólicamente. Mi historia le había impresionado. Claro que sí.Era el más perdedor de allí, de la estación. Bueno. Probablemente el Chungales, que había vuelto a ir a ver si había cobrado, era más perdedor que yo. Pero bueno, en mi competición sólo contaban los seres humanos.

Meto aquí esta imagen para que el relato 
se haga un poquitín menos pesado de leer.
No tiene mucho que ver con la historia, la verdad.




-Es que los jóvenes de hoy día no os casáis ¡No os casáis! Y eso no está nada bien ¿Y tú -le preguntó a Circulitos-¿no te has casado?
-No, verá, yo, es que...
-Muy mal. Hay que casarse.
-¿Y Usted, Eufrasia-No se llamaba Eufrasia, pero da igual en realidad- No se ha casado?
Sonrió. Así, a lo triste.Será Viuda, pensé.
-No. No me casé.

Bum.

Mi primer puesto en el concurso de perdedores peligraba.

-Había un chico del pueblo, un chico que e gustaba, y nos llevábamos muy bien. Pero a mi padre no le parecía bien, así que me escapé...

¡Bien! Ahora si. Me abroché bien y presumí del enorme cinturón que había ganado en el campeonato de Perdedores. Mierda. Otra frase ahí largota. Justo hace unos segundos estaba supercontento porque había recuperado mi voz narrativa, de frases cortas y un poquito macarras, muy desapegada de la lírica. Cagüen.

-¿Juntos?
-No. Me vine a Barcelona yo sóla. Acabé entrando a trabajar en casa de unos señores y estuve ahí toda mi vida. No he tenido hijos, y ellos tampoco, así que acabé heredando todo. De vez en cuando vuelvo a Burgos,  a ver que tal está la casa que era de mi familia.

Bum.

Buf, qué mal. Circulitos (que le vamos a llamar Marcos a partir de ahora, porque Circulitos me está empezando a sonar muy mal) Marcos me había dicho al principio que él no tenía nada mejor que hacer,así que se quedó cuidando de Eufrasia (...) que había perdido su bus y tenía que coger el de la mañana.  Pero era bastante tarde. El tío pesado aquel había dejado de darnos la lata. Igual había cobrado, o igual se había ido a otra estación de Nord.
-Oye, Marcos. Si quieres puedes irte a casa... si te esperan o algo,ya cuido de ella. ¿A que sí Eufrasia? ¡Usted y yo ya nos podemos defender solos!
-No, si no me espera...
-Oye, Chiquito - Con noventa años tenía TODO el derecho del mundo a llamar chiquito a quien le saliese del coño.- ¿Y tu muj... ¿Tú te has casado?
-Yo. Bueno. Mi... Bueno. Yo me... iba a casar con una chica... habíamos sido novios durante varios años. El día antes de la boda se suicidó.

...

-Desde entonces yo, ya, las mujeres no... ninguna que... no.

...


-Dejó una nota. Pero no me dejaron leerla. Aunque yo ya tengo mi idea de lo que ponía. Yo me sé por dónde iban los tiros.


A las nueve o así llegó el Bus a la Estación. Eufrasia y yo nos subimos, y nos sentamos separados.
Seis horas más tarde llegamos a Burgos.



___________________________________________________________________
Este relato inauguró el proyecto "Espiral de Relatos"  y a su vez inspiró(muy sesgadamente) esta pequeñita joya (pequeñita en cuanto a extensión, no en cuanto a calidad ni cantidad de trabajo) de Samuel: Doña Juana Soprano

1 comentario:

Sherezade dijo...

Cada vez que vuelves me digo que merece la pena esperarte.

1 10 14 2 3 4 5 50 6 7 8 9 abandonos abuelo abulia acción social actualidad agosto Al otro lado de la calle alcachofa alcohol alex de la iglesia alpes Andrea animación apatía apéndice aprender asco australia autoficción aviones barro Bei Belfast benigna y el maligno besitos bigote biología blanco bolas de cristal Boletín bonito Breves bueno bufanda Burgos caca calor cama Capítulo católicos cerveza china chinos cielo ciencia ficción cine civilización cocina colores cómic comienzo Cork corporatocracia cortometraje cosas crisis Cristina cuenta atrás David Castro González demasiados adjetivos desastre descargas desorden despacho Diablo diario de montaje Dibujo dioses dormir dragón ducha economía Elegía ella empresas malvadas en clase English enumeración episodio 1 Erasmus escapar escrito tiempo real Eslovenia Espada España espiral de relatos Essay Spiral estreno Examen experimento explicación extractos femme fatale Filosofía Barata fin fotografía fracaso Fragmento francés frasco frío Fumiaki Kobayashi Furiously Fast to nowhere Fútbol futuro Galería game Over gente gilipollas todos gordas gótico halcón Maltés Harry Potter Hestío HEYCHACHi Historias reales Idiota ilegal infierno inflexionario inspiración investigación Irlanda italia italianos John Le Carré las aventuras de Mario Larra Latino Lello Leonardo di caprio ley sinde libreta viajes literatura locus amoenus Londres Luvin Madera magia mal puntuado. malo mañanas Marion Martha medicina mentira Metabloguismo Metáforas Miedo mierda Ming-Ming mini Cooper Misterios Mitología Moby Dick moda monstruo gigante Montecristo mordisco motos movida muy turbia móvil muerte mujeres mundo decrépito música nápoles neogótio niebla nieve noche Noche de Lírica autoimpuesta nochevieja nostalgia novedades odio ojetivo ojosazul Oportunidad Opus dei Oro Oropótamos panteón pasaporte roto paseo pis plátano postvma necat precariedad primer princesa prólogo protestantes queso QWERTY Ramón Sopena rayas recetas recuerdos regreso Reinicio relato resurrección río risueña Robot Roma ropa ryanair salvar el mundo Sastre de Panamá satán satanás Scott Secret of Kells Señor empresario contráteme no se arrepentirá. Estoy hasta bueno y todo. Puede confiar en mí. Su hija estará a salvo conmigo ser humano series On-line siluetas situaciones violentas skype sol sombra sonrisa souvenires sudor sueño sueños superhéroe Suum Cuique Tribuere taxi té helado teléfono Teletienda terraza tetas textos viejos tiempo todo Toronto tortilla trabajo atrasado tranquilidad Tren última un lío que lo flipas utopías Valle inclán vertedero viaje viajes video wodka

Recomendado