Ir al Inicio
Bienvenido al Blog de un tío un tanto idiota. Aquí encontrarás relatos y digresiones, pero nunca nada ni remotamente últil. También hago cómic.

20130715

El Viejo [Relato]

-Vaya tetas. Quiero decir, son grandes. Llamativamente grandes. Mucho más grandes que unas tetas habituales. Lo cierto es que disfrutaría mucho apretándolas con mis manos, y la posibilidad de una experiencia sexual con un cuerpo como ese sería muy placentera. ¿Algo más?
-Nada. Eso. Sólo probar. A ver, y eso.
Me dí la vuelta y me fui. Y le dió igual. Los últimos siglos estaban siendo la mierda. No había manera. Desde la extinción de la humanidad estaba todo muy parado. Una puta mierda, vamos.
En 2036, la Onu acabó admitiendo que los ciudadanos robot tenían los mismos derechos que los ciudadanos orgánicos. Diez años después todas las iglesias oficiales  comenzaron lo que los historiadores (los que quedaban) acabaron llamando "la carrera armamentística del alma". Bautizos masivos de ciudadanos robot. Había una especie de competencia a ver qué religión era la más ciber-tolerante de todas. El récord de la estupidez se lo llevó, creo, la Iglesia del Adventismo Vodafone-Amor-300, al bautizar de una vez unos 1000 ciber-tanques del ejercito Pepsico. Al incorporar una tecmo-neurona para ser capaz de tomar decisiones propias en caso de emergencia, existía un vacío legal que los consideraba "ciudadanos robot", pese a no ser más que vehículos de guerra con capacidad de fuego autónoma.
Creo que fue, precisamente ese mismo modelo de Tanques los que acabaron matando al último reducto de humanos orgánicos auténticos. Nunca hubo, en realidad una guerra humano-máquina. Fue una guerra entre corporaciones. Poco a poco, las empresas fueron ganando poder. Tanto ,que los directivos acababan cediendo los puestos de poder a Máquinas. Estas, a diferencia de los humanos eran Absolutamente Incorruptibles. Daban todo por la empresa. Lo cual, fue el error. El individualismo, que fue tan criticado a lo largo de la existencia de los humanos era lo único que les mantenía vivos. Pero las empresas, esos entes sociales hacían TODO lo posible por su supervivencia, en un Darwinismo Bursátil cada vez más feroz. Las guerras con violencia real entre las megacorporaciones no tardaron en llegar. Los humanos caían como daños colaterales, que en realidad no eran casi ni daños, ya que estaba establecido por ley que los humanos debían de cobrar un sueldo 3 veces mayor al sueldo mínimo robot. Algunos estudiosos comentan que en aquel momento, y a raíz de esa idea algunos de esos muertos fueron auténticos asesinatos deliberados. Pero no existe ninguna prueba.  De todas formas, esas muertes hicieron que la menguada humanidad huyese a las Bio-reservas de la Antártida. Bio-reserva, en la actualidad, aparece en los ciberdiccionarios como sinónimo de trampa para ratones. ( Si luego, en el diccionario buscas trampa para ratones te hace un ejemplo con respecto a un lugar sin salida donde alguien o algo acaba convirtiéndose en Piezas No Funcionales [PNF].

Estudios de mercado y de productividad le hicieron a Pepsico descubrir que, si acababa con la humanidad, el nivel de oxígeno en la atmósfera se dispararía, con lo que la producción de su bebida P3 se abartaría en un 200%. El problema que surgiría de la desaparición de los humanos (desaparición total de los consumidores) se podría solucionar con la creación de Robots-consumidores, que, además, hasta que las empresas enemigas copiasen, les permitía controlar el mercado, y alzarse con un monopolio, quizás no muy duradero, pero capaz de generar increíbles beneficios.

Así que la humanidad se fue a la puta mierda para que una bebida con burbujas sabor  Cocacola fuese más fácil de fabricar.

¿Qué pasó? Que, extrañamente, yo, seguí existiendo. Y no debería. El de arriba ya no está. Ni su hijo, ni los vecinos de los lados, ni el abuelo. Sólo yo. Vacío, aburrido y muerto de asco en el Trono del Infierno, ahora helado. Se me ha ocurrido pensar que sigo vivo porque las corporaciones siguen, de alguna manera, manteniendo vivos los malos deseos de la humanidad. Son enormes monstruos sin corazón, y con pequeños resquicios de lo más oscuro de las almas de individuos muertos
 Puedes ofrecer todas las tentaciones que quieras a un robot. Pero un robot no dudará. Caerá en ella o no, según le apetezca en ese momento o no. Un robot podrá hacer acciones "malvadas e inmorales". El problema es que no tendrá ningún tipo de sensación de estar haciendo el mal. No hay ningún tipo de culpa. Y así no. Así no hay manera. Y todo sigue furiosamente rápido hacia ninguna parte.






Y debería alegrarme, porque soy el malo.
_________________________________
 Este relato está inspirado en parte en Ad Infinitum, de Samuel Pérez.

Forma parte del proyecto Espiral de relatos.

No hay comentarios:

1 10 14 2 3 4 5 50 6 7 8 9 abandonos abuelo abulia acción social actualidad agosto Al otro lado de la calle alcachofa alcohol alex de la iglesia alpes Andrea animación apatía apéndice aprender asco australia autoficción aviones barro Bei Belfast benigna y el maligno besitos bigote biología blanco bolas de cristal Boletín bonito Breves bueno bufanda Burgos caca calor cama Capítulo católicos cerveza china chinos cielo ciencia ficción cine civilización cocina colores cómic comienzo Cork corporatocracia cortometraje cosas crisis Cristina cuenta atrás David Castro González demasiados adjetivos desastre descargas desorden despacho Diablo diario de montaje Dibujo dioses dormir dragón ducha economía Elegía ella empresas malvadas en clase English enumeración episodio 1 Erasmus escapar escrito tiempo real Eslovenia Espada España espiral de relatos Essay Spiral estreno Examen experimento explicación extractos femme fatale Filosofía Barata fin fotografía fracaso Fragmento francés frasco frío Fumiaki Kobayashi Furiously Fast to nowhere Fútbol futuro Galería game Over gente gilipollas todos gordas gótico halcón Maltés Harry Potter Hestío HEYCHACHi Historias reales Idiota ilegal infierno inflexionario inspiración investigación Irlanda italia italianos John Le Carré las aventuras de Mario Larra Latino Lello Leonardo di caprio ley sinde libreta viajes literatura locus amoenus Londres Luvin Madera magia mal puntuado. malo mañanas Marion Martha medicina mentira Metabloguismo Metáforas Miedo mierda Ming-Ming mini Cooper Misterios Mitología Moby Dick moda monstruo gigante Montecristo mordisco motos movida muy turbia móvil muerte mujeres mundo decrépito música nápoles neogótio niebla nieve noche Noche de Lírica autoimpuesta nochevieja nostalgia novedades odio ojetivo ojosazul Oportunidad Opus dei Oro Oropótamos panteón pasaporte roto paseo pis plátano postvma necat precariedad primer princesa prólogo protestantes queso QWERTY Ramón Sopena rayas recetas recuerdos regreso Reinicio relato resurrección río risueña Robot Roma ropa ryanair salvar el mundo Sastre de Panamá satán satanás Scott Secret of Kells Señor empresario contráteme no se arrepentirá. Estoy hasta bueno y todo. Puede confiar en mí. Su hija estará a salvo conmigo ser humano series On-line siluetas situaciones violentas skype sol sombra sonrisa souvenires sudor sueño sueños superhéroe Suum Cuique Tribuere taxi té helado teléfono Teletienda terraza tetas textos viejos tiempo todo Toronto tortilla trabajo atrasado tranquilidad Tren última un lío que lo flipas utopías Valle inclán vertedero viaje viajes video wodka

Recomendado